LABNÁ

Labná, cuyo nombre significa “Casa Vieja” fue parte de un complejo arqueológico menor respecto a los más famosos Chichen-Itzá, Uxmal, Cobá o Tulum. Junto a Kabah, Sayil y Xlapak, resulta ser un buen descubrimiento: se trata de hecho, de un sitio poco frecuentado por los turistas y completamente sumergido en verde, donde se puede pasar un poco de tiempo, completamente sumergido en la historia maya de manera relajante, lejos del estruendo del turismo en masas.